martes, 16 de diciembre de 2014

HANUKKAH - NOODLE KUGEL



Y un año más volvemos a estar en Hanukkah, fiesta de la luz.  Hoy víspera del inicio de la semana de Hanukkah deberá arder en la Menorah, según la tradición la vela más alta (que suele estar en medio o en un extremo) que guiará todas las demás estos días (siempre de izquierda a derecha), ó según la otra corriente son todas las que arderán hoy y cada día arderá una menos.  Las velas siempre tienen que dejarse consumir solas, no deben ser apagadas de forma no natural (Si teneis interés en saber origen y final y las costumbres más clásicas de esta fiesta podeis consultarlo aquí o aquí).

Y este año para ilustrar estos 8 dias de la luz, he hecho un kugel. Un clásico de la cocina judía. Este plato puede ser un plato salado o un postre. Su nombre se traduce como cazuela o budín aunque es una palabra que procede del alemán y significa bola o globo, remitiéndose quizás al origen redondo de un plato alemán muy parecido. Suelen hacerse de pasta o patata, pero en la mayoría de los hogares judíos se hace con verduras, frutas, masas, quesos….  Como muchas de las comidas Kosher su elaboración ha de ser lenta y así se mantiene caliente durante horas.

La normativa Kosher,  marca las leyes judías de alimentación. Procede de la Torah (libros sagrados) y está formada por leyes. Estas "leyes" hacen especial hincapié en la higiene, la mezclas de algunos alimentos como la de lácteos y carnes y por supuesto el no consumo de cerdo ni insectos (a excepción de grillos y langostas) y se caracteriza también por el uso de un protocolo concreto, llamado Schechita, para el sacrifico de animales mamíferos y aves.  Los establecimientos y restaurantes que cumplen con esta normativa suelen designarse koscher.

Como ya os he comentado es un plato de procedencia alemana,  es decir askenazi (los judíos que se asentaron en la Europa central y oriental tras la destrucción de Jerusalen en el año 70). Los askenazíes son el único asentamiento judío que creó un idioma , el“yidish” y tienen costumbres propias.  Los kugel eran considerados un plato pobre, porque se solía hacer con lo que había, por eso a veces es salado y otras es dulce. Lo que si suele prevalecer en ambas fórmulas es la presencia de uvas pasas.  

La receta es de la revista Food Network que nació del canal de cocina de la TV USA.  Aquí os adjunto el video del programa, aunque hace la receta con unos tallarines cortos que son muy típicos allí en vez de tallarines largos o spaguettis pero es lo mismo, lo importante es que la base sea una pasta.  
  


 NOODLE KUGEL

Ingredientes:
(para 6 personas)

1 paquete de tallarines o spaguettis de 250g(yo usé pasta fresca)
50g mantequilla
1 pote de queso Quark
1 pote créme fraîche (Président en mi caso)
100g azúcar
6 huevos
1 cucharada café canela en polvo
50g de uvas pasas

Encendemos el horno a 190º.

Ponemos a hervir la pasta siguiendo las instrucciones del paquete. Sacarla un minuto o dos antes de terminar, para evitar la sobrecocción luego en el horno.

Mientras hierve la pasta, en un bol mezclamos el queso Quark y la crema fresca. Añadimos los huevos y el azúcar y lo mezclamos con un batidor manual. Tampoco hay que batirlo excesivamente.

Incorporamos la canela y la mantequilla fundida. Yo, la mantequilla la puse con la pasta recién hervida y en el colador. Así se deshizo con la pasta incorporándose perfectamente a ella.

Mezclamos la pasta con la crema de queso y huevos.  Añadimos las pasas.

Lo colocamos en una bandeja para el horno rectangular de paredes altas.

Él en el programa, que no en la receta, espolvorea un poco de canela y azúcar por encima antes de introducir en el horno.

Dejarlo en el horno entre 45-60m. Vigilad que según horno se tuesta por arriba antes del tiempo establecido. Yo lo saqué en cuanto lo ví tostado, que fueron unos 45m.
 
 
Espero os sorprenda como a mi. Ni siquiera se nota la textura de la pasta.

 




lunes, 15 de diciembre de 2014

GELIDA Y SANTA LLÚCIA


Ayer, vivimos un día precioso en Gelida. Era Santa Llúcia, patrona de la población.  Varios Bloggers fuimos invitados por el Ayuntamiento de Gelida de mano de Maite Claramunt, técnica de Promoció Económica  y con la ayuda de uno de los bloggers más ilustres de la población, Josep Miquel Roque, del blog Pimientos verdes.

Al llegar lo primero que hicimos fue contemplar la belleza del entorno de Gelida desde lo alto. Montserrat con un un bello anillo de niebla, debajo Gelida, las viñas y el paisaje boscoso alrededor del Castillo.



La visita al castillo la hicimos con Mónica, que estaba muy afónica, pero gracias a sus esfuerzos y a los de Maite, la visita resultó muy interesante. Algunos incluso se atrevieron a subir al campanario y tocar las campanas.

El castillo y la iglesia han sufrido múltiples cambios en el último milenio. Se tiene documentación desde el año 945 como un punto de fortificación de las tierras del Penedés. La mejor época del castillo, fue gracias a un banquero barceloní, Berenguer Bertrán que lo compró en 1367 y lo transformó en un palacio residencial de estilo gótico.  Finalmente en 1968 pasa a manos municipales y de la Asociación de Amigos del Castillo.

Las cruces de la puerta son para ahuyentar a los malos espíritus y malos momentos
 

Al bajar fuimos directamente a ver los actos de realización de la Escudella popular.  Visita al Pati dels Lluïsos dónde hervían las calderas y luego al edificio de la radio donde unas voluntarias cortaban el pan y la butifarras negras que llegaron después de haber sido cocidas en las calderas.


De aquí y mientras esperábamos la hora en que estaría lista la Escudella nos dividimos en dos grupos. Unos fueron a la librería para ver el último libro de Miquel Angel, Recetas de cuchara, cucharilla y cucharón, que justamente había sido presentado la tarde anterior,  y los demás que visitamos la exposición de belenes (personalmente tengo pasión por los mismos) y una exposición fotográfica d un joven de la población sobre Tahilandia, Jan Reig.  También pasamos por Can Coma, carnicería que surte a la Escudella popular y por la pastelería La Confiança, donde nos contaron la historia de los Gelidencs, unos deliciosos bocaditos de biscuit en ambos lados, con crema en el interior y con la yema quedamada por fuera… qu fueron creados por el bisabuelo de las actuales propietarias en 1935 por encargo de la Fonda del Funicular de Gelida. También nos obsequiaron con los Funilets, galletas en honor del funicular, basadas en las galletas de las palmas, las famosas currutacus.  Por supuesto, en el aparador no faltaban las tijeras de Santa Lucia, con mazapán y sorpresa en su interior y fruta confitada por fuera.


 

Exposición Jan Reig, Thailandia

Con respecto a la Escudella popular, la primera referencia que se tiene de esta fiesta que se celebra en Gelida data del S. XVIII. La costumbre marca que al salir de misa la población era obsequiada con la L’Escudella popular,  que era subvencionada por diversas instituciones y a cargo de los diversos cuidadores de la imagen de la Santa. Durante la Guerra Civil se interrumpió.  Hacia los años 40 volvió a instaurarse la tradición y se sigue realizando como entonces; cocción de la Escudella en el pati dels Lluïsos, cercavila con cobla-orquesta,  autoridades y Administradores de la Santa, Misa solemne, bendición, reparto de Escudella, actuaciones y sardanas.  Los administradores de la Santa solían ser familias influyentes de la ciudad, y también particulares, comerciantes y empresarios locales así como del Ayuntamiento.  De los años 80 hasta nuestros días, la fiesta alcanza su máximo esplendor; se empieza desde muy temprano, a las cinco de la mañana  a encender los fuegos de las 8 calderas (9 ayer por ser festivo y prever mayor afluencia de gente), la gente voluntaria que troceará el pan y las butifarras negras que hervirán en las calderas previamente en un ritual esperado y luego el reparto en la plaza de la mismas. (*)
 

Hay que decir que el reparto resulta curioso.  No hay establecido que habrá en la plaza útiles para tomar el caldo. Todo aquel que desee probar l’Escudella debe traerse su propia idem ((voz cat.) f. Plato rústico catalán compuesto por alubias, patatas, verduras, fideos o arroz y otros ingredientes cocidos, llamado así porque ese es el nombre del cuenco o tazón en que se servía y comía” Word Reference) y una cuchara. Pero la tradición nos muestra qué hacen los habitantes de Gelida. Llevan sus propios tuppers, ollas y enseres y la mayoría vuelve a sus casas para tomar la sopa con sus familias. A nosotros, el Ayuntamiento nos dio unas escudellas de barro monísimas, que serán el attrezzo de muchas recetas del futuro en nuestros blogs.  Comentar que el plato fue degustado por nosotros con gran placer porque además de delicioso calentó nuestros cuerpos en un día frío de invierno, aunque soleado.



Tras ello nos fuimos a comer al restaurante que está al lado del Funicular, cuyo nombre es obviamente El Funi.  Es obvio que en todos los restaurantes el menú del día es la Escudella, y a ella me ceñí yo. Ya sé que repetía, pero uno no tiene la oportunidad de probar varias formas de hacerla en un solo día.

 
Tras la comida, en un entrañable paseo bajamos con el funicular a la estación dónde nos dirigimos a Can Pasqual. Hago un inciso un momento para hablaros del Funicular, que fue inaugurado en 1924. Se construyó inicial y principalmente para los trabajadores de los molinos papaleros, visitantes y los vecinos del barrio de Sant Salvador.



Can Pasqual, es un Celler o una Masia que cultiva tierras. Desde hace 15 generaciones, estas tierras han visto pasar la historia, en compañía de un silencioso habitante, la preciosa Morera que tiene unos 300 años.  Es una tierra rica, que goza del paso del río Anoia. Sus cultivos abarcan 3 tipos diferentes de tierras. De sus 60 hectáreas, 35 son de vides. Françesc i Noemí ambos ingenieros agrónomos, cultivan sus tierras con una conciencia del entorno y la sostenibilidad admirables. Hace años que erradican las plagas con la ayuda de los feromonas que alejan a los insectos dañinos y otras medidas del mismo estilo.

Con la vista de Montserrat al fondo que empezaba a brillar con los colores del atardecer, las tierras a sus pies, Noemi, desgranó con palabras sabias y seductoras los proyectos y deseos que tanto ella como Francesc tienen depositados en sus tierras; del amor transmitido por sus antecesores y del que transmiten a las nuevas generaciones. Con calma serena,  nos habló de cómo estuvieron unos años tan sólo vendiendo la vid y cerraron el Celler, hasta como desde hace 5 años se encuentran en el fantástico proyecto de producir sus propios vinos de calidad. Oxigen es hijo de este deseo. Tan sólo hacen 5.000 botellas, un 1% de su producción vitícola y totalmente elaborado de uva Xarel.lo.  Con el tiempo llegará su hermano, un vino negro hecho de merlot. Pero ese es el futuro.




Visitamos el Celler que está cerrado y está convertido en Museo, un lugar perfecta y elegantemente conservado en que uno, si se concentra, puede oír el devenir de aquellos que estuvieron aquí antes.

La tarde iba cayendo y la luz mágica y roja del invierno fue tiñendo nuestras cabezas mientras bebíamos una copa de Oxigen. Un fin de fiesta fantástico y entrañable. Es seguro que volveremos… creo que hablo por boca de todos si digo que Gelida nos enamoró.

Bloggers asistentes:

http://cuinagenerosa.blogspot.com.es/
http://www.galeteria.cat
http://gourmenderies.blogspot.com.es/
http://lasrecetasdemanu.blogspot.com.es/
http://www.lql.cat/
http://tapatdetapes.blogspot.com


En Barcelona, Oxigen puede comprarse en esta web y en la tienda Els bandolers de Gracia sito en la calle Verdi.

Ingredientes de la Escudella popular:
24kg de judías blancas - 24 kg de garbanzos - 40kg de patatas - 3 apios - 8 coles - 12kg de arroz - 13 kg de fideos - 30kg de tocino entreverado - pies y huesos de ternerra - pies de cerdo, careta de cerdo, hueso de jamón, carne de oveja y ternera  y 75kg de butifarra negra y 85 barras de pan que se reparten a parte.

(*) Protocolo o receta de la Escudella popular:
5 mañana se enciende el fuego - a las 7,30 se incorporar los huesos - a las 9,00h la carne de ternera y cerdo, 10,45h se quitan los huesos y la carne - 11,00h se añaden las patatas, cortadas anteriormente - 11,45h las verduras y la carne troceada - 12,30h se añaden las legumbres - 12,30h- sobre las 13,00h se pone la pasta.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

FOOD BLOGGER TROTAMUNDOS - GRECIA: SKORDALIÁ


Desde que ví Mamma mia (versión cine con mi adorada Meryl), ya no hay otra Grecia. Lo siento, ya no me sirven los templos griegos, las playas azules, las frescas ensaladas de tomate, albahaca y mozzarella, y las egregias narices griegas que tanto me gustan. Ahora sólo pienso en cantar y bailar bajando un monte y tirarme al puerto en comunión femenina como un renacer clásico o en bailar sobre un suelo de mosaico y que la Diosa Afrodita no pueda reprimir sus ansias de repartir amor por el mundo entero. Qué daño hace el cine!


 

Y Fran, de Cocinando con Catman nos sugiere algunas recetas de este bello lugar para nuestro reto sobre Grecia.

Y me he inclinado por este delicioso y sencillo puré de patata, porque en muchas casas se harán platos estos días que requieren acompañamientos sencillos y deliciosos.

A mi me ha gustado…es un modo un poco “diferente” de comer puré de patata… y sorprender a nuestros invitados.

Podéis ver el resto de propuestas y normativa del reto en Food Blogger Trotamundos.... Y no dejéis de pasar por el blog de Aisha, La cocina de Aisha,  para ver su dulce propuesta; Halvás!

 

SKORDALIÁ

Ingredientes:
(para 4-6 personas)

1 kg patatas
3-4 dientes de ajo (si sois intolerantes al ajo, no le pongáis)
50g nueces
AOVE
Sal/Pimienta
Vinagre (yo no le puse)
Perejil (yo usé cilantro)

Pelamos, troceamos y hervimos las patatas. Yo personalmente las hice al vapor. Las colocamos en un bol. Incorporamos la sal y la pimienta y trituramos con ayuda de un tenedor o un triturador manual.

En un mortero picamos los ajos (o los pasamos por una prensa de ajos). Fran nos dice que las nueces también deben ser molidas, pero yo las trocee. Me gustó la idea de encontrar tropezones.

Lo incorporamos a las patatas y mezclamos. Añadimos un poco de aceite y vinagre al gusto. En el último momento le ponemos el perejil para evitar que se nos pase.

lunes, 8 de diciembre de 2014

CONCURSO SUPERCHEFNAVIDEÑO - PATO DE NAVIDAD


MAKE SOMEONE HAPPY AND YOU WILL BE HAPPY TOO

Make someone  happy de Jimmy Durante, es la canción escogida para el spot de estas Navidades por Coca Cola. Es una canción preciosa que me gusta desde hace mucho tiempo. Creo recordar que sale en la banda sonara de Sleepless in Seattle o Algo para recordar, como la titularon aquí.
 
 
  
Es una canción que habla de cómo al hacer felices a otras personas, nos hacemos felices a nosotros. Y no hay mayor verdad. Recibimos cuando damos y todos sabemos que hay que dar sin esperar, sin poner expectativas. Es ahí cuando la respuesta ajena nos llega al corazón y nos llena de felicidad.  

Yo no me puedo quejar. He pasado un año con ciertos problemas pero me he visto recompensada con el amor de muchos de mis amigos. Me han dedicado recursos, cariño y mucha ternura. No me puedo quejar, nada en absoluto. Creo que podría decir, que los dos últimos años me he sentido mucho más amada que nunca. Incluso a veces, logran sorprenderme y tocarme la fibra, personas que no están directamente en mi entorno, pero que, de repente, tienen también el deseo de ayudarme.  Os aseguro que eso, me deja KAO.

Así que entro en estas Navidades con felicidad, sin expectativas porque no tengo mucho que desear (si salvamos el dinero y una condición laboral mejor, que no es nada).  Y tan sólo siento que, aunque creo que soy una persona que participa del juego del dar y recibir, todavía tengo que dar más. Todavía tengo que agradecer más el amor del que disfruto y tengo que recompensar a los mios de todo eso.  Juego a la Once de vez en cuando con la esperanza de que algún día pueda cumplir alguno de mis sueños actuales, porque los del pasado se quedaron en el tintero, pero la verdad, es que si soy sincera, la lotería ya me ha tocado y soy muy rica.

La nochebuena pasada, en una de esas veladas de dar/recibir mucho amor hice pato. Quedó estupendo, pero no pude hacer buenas fotos para ilustrar un post. Ahora, para que tengáis tiempo por si a alguien le parece una buena opción (caro no es, va a unos 7€ el kg, más barato que muchos capones y otros tipos de ave), queda muy tierno, es muy sabroso y queda estupendo.
 


Además con esta receta participo en el concurso de Mapre Las recetas más especiales para esta Navidad tienen premio,  Concurso superchulo en que podéis ganar cheques de 250, 125 y 75€ de El Corte Inglés. Hay tiempo hasta el día 10, es justo pero aún estáis a tiempo. Para participar podéis ver las bases aquí.


 
 
 PATO DE NAVIDAD

 Ingredientes:
(para 4 personas)

1 pato de 2-2,5kg aproximadamente
1 carcasa de pato (*)
Manteca de pato
2 manzanas
150g ciruelas sin hueso
100g orejones
100g pasas
50g piñones
1 trocito pequeño de canela en rama
Sal/pimienta
Romero/tomillo/salvia
Para ligar la salsa:
15-20g mantequilla
15-20g harina

Ponemos la carcasa en una olla y la sofreímos levemente junto con las verduras que queráis aportar (yo suelo poner un nabo, una chirivía y un poco de apio cortado en trozos toscos). Añadimos agua y dejamos hervir por espacio de 1-2 horas dejándolo reducir bastante. Reservamos para la salsa.

Cortamos la manzana en trozos toscos pero no muy grandes y los juntamos en un bol con las ciruelas, orejones, pasas, piñones. Cortamos unos pedacitos de manteca de pato y los mezclamos con las frutas y frutos secos. Añadimos el trocito de barrita de canela,  un poco de sal y pimienta y reservamos.

Encendemos el horno a 180º.

Con un cuchillo afilado cortamos la piel de encima del plato dibujando rombos o celdas. Luego quedará más bonito en la mesa.

Rellenamos el pato con los frutos secos apretando para que quepa la mayor parte.  Untamos el pato por fuera con un poco de manteca y le ponemos sal, pimienta y las hierbas que nos gusten (yo suelo poner romero, tomillo y salvia).
 
Metemos en el horno en la mitad. Yo lo tuve 2-2,30h. Ir mojándolo con su propia salsa. Si vemos que se nos tuesta demasiado taparlo con papel de aluminio.
 
Yo os aconsejo hacerlo el día antes. El sabor queda más asentado.

Vertéis los jugos que ha ido dejando el pato y los reserváis en un bol.

En un cazo ponéis la mantequilla y cuando se haya fundido añadís la harina. Dejáis que se cueza un poco y luego vais incorporando poco a poco, como si hicierais una bechamel, el caldo reducido y los jugos de la cocción a un 50%.  Dejáis que espese y cerráis el fuego. Cubrís con papel film la superficie para evitar que se hagan grumos.

Acompañamientos: Yo hice un puré de patata griego que publicaré dentro de 2 días (ya pondré el enlace a posteriori). Otros años he hecho puré de chirivía (os adjunto la receta) que queda muy curioso y la gente se sorprende mucho; o un puré de boniatos a la sidra.

(*) Yo compro el pato en Avinova en la Boqueria, y allí suelen tener carcasas de pato, y más en estas fechas, igual que la manteca.
 






PURÉ DE CHIRIVIAS

Ingredientes:
1 kg de chirivías
25g mantequilla
Cebollino
Pimienta/sal

Pelar las chirivías, cortar en trozos y cocer al vapor (o del modo que queráis, pero yo siempre prefiero vapor! No hay agua y se conserva mejor el sabor y las propiedades).

Ponerlas en un bol, aplastar con un tenedor o el pimer. Añadir la mantequilla en caliente, la sal y la pimienta. Cortar el cebollino bien pequeñito  e incorporar.

jueves, 4 de diciembre de 2014

COCINEROS DEL MUNDO EN GOOGLE+ Y CALDOS ANETO - CANNELLONI DE LEFTOVERS CON SALSA DE CALDO DE NAVIDAD Y MELAZA DE GRANADA




 
Ya se ven en todos los blogs platos de Navidad.  Es un mes precioso visualmente en la blogosfera. 

Me gusta ver como cada uno de nosotros intentamos preparar nuestra Navidad y buscamos, miramos y tratamos de hacer platos nuevos pero tradicionales, modernos pero vintage, bellos y sabrosos. 

Qué tendrá la Navidad que, a pesar de todos sus inconvenientes; lo excesivamente comercial, las tensiones familiares, la presión mediática desde antes casi de Noviembre en los comercios (este mes había turrones en algunos supermecardos de Barcelona antes del 30 de Octubre solapándose con los panallets y Halloween!) y en la televisión (esos anuncios de perfumes que a 15 de Diciembre ya odiamos por repetitivos sin dejar de lado que son sexistas e irreales); el stres en nuestros trabajos (en Julio y en Diciembre parece que se acabe el mundo), las cenas/comidas de Navidad de los trabajos, las cenas/comidas de Navidad de los amigos, la concentración de gente en las zonas comerciales, la excesiva proliferación de películas de Navidad en la TV…. nos guste.  

Que, a pesar de todo eso, nos gusta y nos ilusiona vivirla, aunque sólo sea para cocinarla.  Esas caras infantiles de ojos abiertos cmo platos ante las imágenes de papás Noeles y pajes de reyes, con los catálogos de juguetes de los grandes almacenes, con los dulces y el calendario de adviento, con los muñecos de nieve y los árboles de Navidad, con las vacaciones, con la programación infantil de Navidad en TV y con las luces de la Ciudad (esas me gustan a mi tb!!!).  

Enfin… que queramos o no, nosotros que vamos a cocinar nos vemos abocados a “vivir” la Navidad. A mi me gusta… todavía, tal y como os decía hace un año, siento la llamita de la ilusión infantil renacer en lo más profundo de mi interior. Es una escalada que para mi tiene su climax en la noche de Nochebuena, se puede disfrutar en Navidad y ya me empieza a sobrar a partir de entonces.  Pero hasta llegar ahí, toda la escalada…no te la quita nadie.  

Y otra cosa que nos gusta a todos de la Navidad, son los regalos, regalitos y regalazos.. a quién no! Y a nosotros, en especial, los gastronómicos.  

Este año ha sido el año ANETO. Desde la invitación en Alimentaria, la visita  a la fábrica, las participaciones de muchos blogs en el programa Cuines de TV3 protagonizando recetas con caldo Aneto…y ahora, a finales de Noviembre hemos recibido un paquete con un caldo Aneto de Navidad y una Crema de Marisco. GRACIAS. Esta receta es para dar las gracias del mejor modo que podemos hacerlo, incorporando sus caldos a nuestro recetario. 


Partiendo de mis canelones de pato de la Navidad pasada, he elaborado una salsa diferente y más oriental, con el toque de la melaza de granada y la propia granada.  Con esta receta quiero darle un toque diferente a los clásicos canelones que se comen en Catalunya el día de San Esteban y también valorar el hecho de elaborar los canelones con sobrantes de asados, cocidos u otros platos. En mi caso, ha sido el sobrante de pavo de mis Thanksgivings. Para dar protagonismo a estas “sobras”, las he nombrado en inglés, para revalorizar un poco el término. 




CANNELLONI DE LEFTOVERS NAPADOS  CON SALSA DE CALDO DE NAVIDAD Y MELAZA DE GRANADA

Ingredientes:
(para 4-6 personas)

 Canelones de pato, asado de carne o ave (receta año pasado aquí con una variante que expongo más abajo)
1 cucharada sopera de Melaza de Granada (la encontrareis en tiendas árabes *)
1 Granada
1 Break de Caldo de Navidad ANETO ( o sobrante de un caldo navideño casero)
Harina
Mantequilla
Sal/pimienta

Elaboramos los canelones siguiendo las instrucciones de la receta del año pasado. La única diferencia es que cuando ligo la farsa con la harina, lo hago con el caldo en vez de leche.

Dejamos preparados los canelones en un plato según los vayamos a presentar. Yo en este caso he montado uno sobre otro y he puesto dos por plato.

En un cazo ponemos 25g de mantequilla y dejamos que se deshaga, incorporamos 25g de harina y dejamos que se cueza un poco, revolviendo todo el rato para que se le quite el sabor. Poco a poco incorporamos ½ l de caldo ANETO (o del caldo navideño casero que hayáis hecho en casa), como si hiciéramos una bechamel. Salpimentar. 

En el último momento añadimos una cucharada de melaza de granada y reservamos tapado con papel film en contacto con la superficie de la salsa para evitar que se le haga costra.

Montamos el plato, napando la salsa por encima y dejando caer algunos granos de granada por encima. 

Delicioso y diferente!!!!!
 
(*) La melaza de granada es de la marca ANJAR y la compré en el Mercado de l’Abacería (Trav. Gràcia 186) en la parada “productos de l’altre riba” especializado en productos libaneses (vinos, comida preparada y pastelería). También en carnecerías árabes que venden productos árabes y orientales.

 
 
 
 

viernes, 28 de noviembre de 2014

MEMÒRIES D'UNA CUINERA - ESCALIVADA




Hace varios meses que no participo en Memories d’una Cuinera y es algo que hecho en falta. Este mes, además el tema es uno de mis platos favoritos catalanes. En verano, fresquita, con aceite y vinagre; en invierno recién hecha, caliente, con un ajito y un buen AOVE…me pirra. Si además le acompaña una patata al horno, mi cena es fantástica.

Escalivada  proviene del verbo escalivar que en catalán significa “cocer al rescoldo” y tiene su origen en las comunidades rurales…como casi todos. Así la define Wikipedia. Rescoldo, brasa menuda resguardada por la ceniza. 

Escalivada. Esa mezcla de vegetales, cocidos al fuego en su inicio, pero en nuestras vidas modernas se hace más rápido y más limpiamente en el horno.  Me encanta. Entrar en casa y oler a pimientos asados es algo que me hace sentir bien.

Hay quién le pone cebolla, hay quién no le gusta mucho la berenjena…. Enfin… mil formas de hacer este sencillo plato.

Por supuesto hay puristas en la forma de hacer la escalibada. A mi madre, por ejemplo, no le gusta al horno y si le encanta hacerla sobre los fuegos con una rejilla, lo que provoca que se ensucie mucho la cocina… pero el sabor le parece más auténtico… y tiene cierta razón. Es otro sabor. A mi, realmente como me gusta más es hecha en la barbacoa.  Me gusta pelarla aún caliente, quemándome las yemas de los dedos… y luego cortarla en un cuchillo e ir disponiéndola en una bandeja, separado todo por colores.

Pero la vida moderna no nos permite tener barbacoas… en casa. Así que suelo hacerla al horno, sin envolverla en papel albal, sin pasarle aceite por encima, ni ponerle sal. Luego la pelo. Lo que si me parece una norma importante es no pasarla por el grifo…para mi, dejarle correr el agua le quita buena parte del sabor. Así que me armo de paciencia, para que las pepitas no se me peguen y no quede ni una sobre la piel de los pimientos. Y el que más me gusta es el pimiento rojo y la berenjena. A veces me como trocitos de la piel de la misma, me encanta. Me gustan las cebollas también…quitar esa primera capa y ver con que facilidad se escapan las capas interiores como si fuera un juego infantil. Me encanta hacer escalivada, como podéis observar.

Para no presentar una receta plana de escalibada la he incorporado a la pasta…una mezcla que me gusta mucho. Y he elaborado esta receta en texturas. Espero os guste. Además he usado la mermelada de berenjena de Els Fruits Saborosos que me encanta!!!!!!


 

ESPAGUETIS AGRIDULCES CON ESCALIVADA EN DOS TEXTURAS


Ingredientes:
(para 4 personas)

500g de pasta (seca o fresca. En este caso yo usé seca)
4-5 berenjenas pequeñas (o blancas)
1-2 cebolletas o 1 cebolla blanca grande
1 par de ajos
1 par de hojas de salvia fresca o un cucharadita de café seca
1 pote de mermelada de berenjena (de Els Fruits Saborosos )
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal/Pimienta

 
Yo encontré de esas berenjenas pequeñas y delgaditas que se encuentran en las tiendas con productos de calidad que son indicativas de final de temporada de la misma. También podrían usarse berenjenas blancas cuya textura es muy suave.

Colocar sobre la bandeja del horno las berenjenas y las cebolletas o cebolla. Ponerlas durante una ½ hora en el horno al máximo (220º-250º). Dejar enfriar y pelar. Cortar en trozos toscos.

Ponemos a hervir la pasta. Recordemos la norma básica de la pasta “la pasta no espera la salsa, sino la salsa a la pasta”.

En una sartén ponemos un chorrito generoso de AOVE y dejamos sofreír a fuego suave un par de ajos sin pelar pero golpeados y la salvia. Añadimos los trocitos de berenjenas y cebolla. Salpimentamos. Si queréis quitáis los ajos, si os gustan como a mi, apartamos la piel que saldrá muy fácilmente.

No lo freímos tan sólo lo dejamos coger temperatura. Abrir el pote de mermelada e incorporarla.  Dejar que todo se una uniformemente, dar un par de vueltas y reservar.

En cuanto tengamos la pasta hecha la incorporamos a la sartén. Lista para comer. A mi me sedujo el sabor salado de la pasta y el dulzor de la mermelada, además de los trocitos de berenjena escalibada. Un plato sencillo pero muy bueno. Adornamos con una hoja de salvia. Servir inmediatamente.